English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

AVISO!! TODO LO QUE SEA DE COSECHA PROPIA COMO POESÍAS, ETC, POR LA LICENCIA DE CREATIVE COMMONS, SE RUEGA QUE EN CASO DE COPIAR, SE PONGA LA FUENTE Y/O AUTORÍA A MODO DE RECONOCIMIENTO. GRACIAS.

SI QUIERES, PUEDES
INFORMARTE DESDE LA PÁGINA DE FACEBOOK


jueves, 29 de diciembre de 2011

Pablo Alborán

Ya que desde varios países veis este blog, y con internet se puede llevar a cualquier lugar del mundo entre otras cosas la música, es muy posible que no sepais quien es Pablo Alborán: aquí os dejo con un artista que aquí en España está revolucionando simplemente con su voz, sus letras y su guitarra española. Todo empezó con un video en you tube...















lunes, 26 de diciembre de 2011

Tiziano Ferro: la diferencia entre tu y yo

A unos días de acabar este 2011, Tiziano Ferro nos sorprende con su último single llamado "La diferencia entre tú y yo"






Y un adelanto hasta que salga su disco en España en febrero que además en estas fechas sienta muy bien ; )

L'ultima notte al mondo o lo que es lo mismo la última noche al mundo: bellísima.





La última versión de Tziano Ferro y Malú: el amor es una cosa simple


jueves, 22 de diciembre de 2011

Disfrutad no sólo de la música sino también de las imágenes




ChillOut land of beauty, desert deja vu, y  In credo: strings of Spain.  ;  )

La sencillez y la felicidad, de esas pequeñas cosas

El Sol calienta sus mejillas,
enroquecidas,
ella sonrie enamorada de la vida.
Del olor de las flores de la madreselva
que desprenden al transitar al lado de ellas,
de los dibujos que las aves a su regreso
trazan hasta sus nidos anocheciendo,
del beso que a su regreso a casa
encuentra con una sonrisa a su amada,
Del roce que entre sus piernas
encuentra maullando a la gata,
de los caminos que recorre envolviendo
en la ducha, el agua sobre su cuerpo,
de la mullida y suave toalla,
del olor de las verduras cortadas,
que se eleva sutílmente, hasta mis orificios nasales,
donde se impregnará a mi ropa, un poquito más tarde.

(Sin intrusos: ni radio ni televisón,)
no tener prisa a que se temple la cena,
y escucharte hablar: conversar,
olvidar por un instante que es entre semana,
y dejarnos atrapar por las palabras,
sentir tu mano sobre la mía,
cuando me la coges, tus ojos ya brillan,

Del calor que recogen mis manos rodeando la taza de té,
del aroma que desprende,
de los puntitos de azucar que recogo con el dedo
de tu avispada mirada mirándome:
de nuestras sonrisas cómplices,
de este instante que parece detenerse en el tiempo,
de este silencio.
Sin apartar nuestros ojos,
mantenemos la mirada,
me acerco a tu boca,
me coges de la cintura
y me llevas hacia tí:
abrazarte entre mis brazos,
besarnos con nuestros labios,
sentir tus caricias, recorriendo mi espalda
irnos a la cama.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Quimera de verano



Mi corazón está invernando.
Se empezará a despertar en primavera,
con el aroma de las primeras flores,
y en verano,
estación en la que te conoceré,
se dejará llevar por sus latidos;
por la frescura de tu risa,
por la luz de tu mirada.
Beberé de tus labios
acariciaré tu espalda,
me dejaré seducir por tus palabras,
que rozarás con tu aliento mi oído
esperando que despiertes mis sentidos.
Me pierdo cuando me miras,
mas me encontrarás entre tus brazos.
Me robas el pensamiento,
y detienes mi atención,
cuando me retiras un mechón.

Bajo los rayos del Sol,
antes de entrar al agua, humedecidas,
primero entre susurros y risas,
y luego entre silencios y ternura,
haces palpitar mi corazón
ascendiendo definitivamente mi temperatura.


Ya en el agua, cubiertas por ella,
descubro el cambio de color
de tus cabellos al mojarlos.
También me sorprende,
tu lengua húmeda despacio
recorriendo mi labio superior
que acto seguido,
la siento dentro de mí,
compartiendo por segundos el mismo espacio:
mi boca: tu boca;
donde nuestras lenguas parecen jugar y abrazarse:
amarse.
Alternando caricias con la nariz, y los labios,
besos, húmedos y lamidos,
recorremos la anatomía
centímetro a centímetro,
acompasadas con caricias,
que hacen erizar mi vello
recorriéndome un escalofrío fugazmente
que apaciguas rápidamente


calentándome con tus abrazos
y tus besos entregados.