English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

AVISO!! TODO LO QUE SEA DE COSECHA PROPIA COMO POESÍAS, ETC, POR LA LICENCIA DE CREATIVE COMMONS, SE RUEGA QUE EN CASO DE COPIAR, SE PONGA LA FUENTE Y/O AUTORÍA A MODO DE RECONOCIMIENTO. GRACIAS.

SI QUIERES, PUEDES
INFORMARTE DESDE LA PÁGINA DE FACEBOOK


viernes, 21 de septiembre de 2007

Holofonía

Te invito a cerrar los ojos y escuchar en 3D como Luiggi el peluquero, entra y antes de cortarte el pelo, te prepara. Además chasquea los dedos y se puede escuchar la guitarra de su amigo Manuel, el teléfono, las tijeras, la maquinilla o incluso te susurra. Escuchas como se mueve de un lado a otro, como se va y vuelve... Todo como si estuvieses allí insitu, o como si ellos estuviesen aquí. El pelo que te hayan dejado, eso ya es cosa tuya.
Como mejor se percibe es con auriculares.







El sonido holofónico fue desarrollado en 1980 por el argentino Hugo Zuccarelli, aplicando el concepto del holograma al sonido y conseguía perfeccionar aún más el sistema de grabación binaural.

La técnica es la siguiente: para conseguir que el cerebro sea capaz de adivinar la posición de la fuente de sonido, se graban las secuencias de cada oído independientemente con cabezas de maniquis de dummy. Se trata de simular las condiciones auditivas de una cabeza humana, usando para ello se colocan micrófonos omnidireccionales, a la altura de los oídos. De esta forma el sonido se graba de una manera aproximada a como llegaría a los oídos de una persona.
Luego ambas grabaciones se recombinan usando un algoritmo llamado Cetera, y el resultado se emite por un único canal. Se supone que esta técnica imita a la forma que nuestro cerebro sigue para procesar el sonido, es decir, la escucha binaural
(Ojo! No hay que confundir la holofonía con el estéreo, ya que este último, emite el sonido por dos canales)


“Final Cut” de Pink Floyd fue el primer album comercial grabado con esta técnica

Más holofonías

martes, 18 de septiembre de 2007

Alive Day Memories: lo que cuesta una guerra



Esto es lo que los medios de comunicación no enseñan: nos hablan de atentados, del número de muertes de civiles y de militares, pero ahí es donde empieza y termina la noticia, un día tras otro hasta llegar a acostumbrarnos. Pero cuales son las consecuencias de dichos atentados, al menos a lo que a pérdida de idéntidad de una persona se refiere.

Alive days memories, es un documental del actor James Gandolfini, conocido por su interpretación en Los Soprano, donde entrevista a 10 militares estadounidenses que han combatido en la guerra de Irak. Estas son las historias reales que hay detrás de cada atentado: daño físico, el que más puede llamar la atención en una fotografía, pero también psíquico; como es el estres post-traumático (retratado por otro motivo, en la película "En algún lugar de la memoria"). Esto, es sólo un ejemplo de los cambios que produce una guerra, aunque posiblemente sean cambios insignificantes para los que se lucran de ellas.