English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

AVISO!! TODO LO QUE SEA DE COSECHA PROPIA COMO POESÍAS, ETC, POR LA LICENCIA DE CREATIVE COMMONS, SE RUEGA QUE EN CASO DE COPIAR, SE PONGA LA FUENTE Y/O AUTORÍA A MODO DE RECONOCIMIENTO. GRACIAS.

SI QUIERES, PUEDES
INFORMARTE DESDE LA PÁGINA DE FACEBOOK


jueves, 3 de mayo de 2007

19

¡Por allí! Por allí escapé de la vida emprendiendo mi huida; y desde aquí recuerdo que me giré, y en silencio contemplé la mañana aún dormida. Cierro los ojos y aún recuerdo los inmensos pastos verdes sobre los que la gente con gran esfuerzo y dedicación, se entregaban a ellos todos los días del año sin excepción, mientras los chiquillos más pequeños se escondían, jugaban y corrían. Recuerdo el vivo color rojizo de la tierra, y las copiosas tormentas de abril; entonces se hacía difícil andar, pues las zapatillas se pegaban al suelo rebosantes de barro, la ropa empapada pesaba y a penas era posible ver en los oscuros días cuando la noche nos acechaba en mitad del camino. Pero ahora sin duda no es uno de esos días. El ligero aire parece acariciar el trigo a la vez que el Sol se oculta entre las nubes. Yo abandoné un día este lugar a miles de kilómetros de aquí. Fue duro; pero no en vano. Esperaba una vida mejor; una vida lejos de esta civilización que se instala en el pasado sin más ilusiones para el futuro, que la buena cosecha y el buen tiempo: con eso les basta. Una personalidad seca les delata, al igual que sus manos ásperas, su dura expresión o la difícil y corpulenta estructura de sus espaldas. Ahora es impensable para mí recoger esas riendas que llegué incluso a despreciar. No es sólo una forma de vida, sino también de ser.

Mientras mi vida allí pasaba, una pequeña ilusión por volver algún día de estos iba consumiendo
los días del largo invierno, y ahora que estoy aquí y los veo mientras ellos siguen con su trabajo
como si en este camino no hubiese nadie y nada que les importe, me siento extrañamente como un fantasma. Aunque a esta sensación irremediablemente me tuve que acostumbrar. Presiento que la sorpresa de mi presencia les anunciará una fuerte ambivalencia: un sentimiento de amor y odio sino es que también rencor. Pero había pensado tanto en estos últimos días mientras planeaba el viaje, que aquí junto a mí, tengo todo preparado o al menos tal y como me lo había imaginado. Aguanto en mi hombro el peso del bolso de viaje mientras en la otra mano sujeto una bolsa de plástico blanca donde escondo una pequeña cámara desechable y un álbum de fotos: un álbum con todo lo que he sido, incluida mi foto del periódico: desde luego no es la parte de la que pueda estar más orgullosa, esa parte se la reservaré eternamente a mi hijo. Ellos no saben esto último, pero sin embargo doy por hecho que sí saben la razón por la que salí en los medios de comunicación. Desde que me marché de aquí no he recibido nada de ellos, ni una llamada, ni una carta... nada; absolutamente nada. -silencio- Qué hago aquí. Por qué he venido si ellos nunca preguntaron por mí, ni me visitaron. He tenido tanto tiempo para pensar y nunca pensé que iba a dar este giro. -silencio-

Ya la veo, allí está recogiendo arroz con una hoz. Se nota que los años han pasado por ella aunque
sigue siendo inconfundible. Ya sé: cojo la cámara, dejo la bolsa en medio del camino, en foco, y
saco una foto. Al guardar la cámara cojo una piedra del suelo y con todas mis fuerzas la lanzo donde nadie pueda herir. Entonces, los pájaros alertados salen volando a la vez que ellos se giran y me ven. Yo espero. Parece que no me reconocen pues siguen mirándome: ha pasado tanto tiempo... Espero con una esperanzadora sonrisa. Finalmente... sin más... siguen con lo que estaban haciendo. Lo saben, pienso. Saben que no es la primera vez que estoy aquí. Ya vine una vez y fue cuando me encontraron los policías tras cometer el delito y darme a la fuga. Lo saben y nada quieren saber de mí: no tengo más remedio que recoger esta bolsa blanca ahora sucia del rojizo suelo y marchar. Nada puedo esperar y nada hago aquí.